jueves, 27 de octubre de 2011

Rechazo total de la ONU al bloqueo de EEUU sobre Cuba


Por vigésima vez los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas han clamado contra los Estados Unidos por perpetrar el cruel bloqueo económico contra Cuba. Desde 1992 se lleva votando en la ONU por el fin de esta situación, siendo siempre aprobado por abrumadora mayoría, sin embargo, los Estados Unidos continúan haciendo oídos sordos a la comunidad internacional y persisten en su política de aniquilamiento al gobierno y a la sociedad cubana.
En la Asamblea celebrada este martes 25 de octubre, de los 191 países asistentes, 186 han votado a favor del fin del bloqueo económico, 3 se han abstenido (Islas Marshall, Micronesia y Palau), y tan solo dos países han votado en contra: Estados Unidos e Israel.

El mismo resultado que se obtuvo en la votación del pasado año, con los mismos protagonistas tanto en abstenciones como en rechazo, y similar a los datos recogidos en las votaciones de 2009 (187 países a favor), 2008 (185) o 2007 (184).
Hay que analizar que desde que se iniciasen estas consultas por el bloqueo económico que realiza Estados Unidos, nunca se ha dado un resultado que no fuese mayoría absoluta y holgada contra el mismo. Desde 1992, donde 59 países votaron a favor, 3 en contra (Estados Unidos, Israel y Rumania) y 71 abstenciones, en cada una de las sucesivas votaciones el número de países en contra nunca ha superado el de 4.
En la Asamblea, el representante de Cuba en la ONU, Bruno Rodríguez Parrilla argumento la situación de su país con respecto al bloqueo y condenó la actitud de Estados Unidos al mantener tal medida.
El Canciller explica que mediante la puesta en marcha de la Ley Torricelli, por la que se proclama el aislamiento económico y político de Cuba, por supuestamente “violar los derechos humanos y la falta de democracia en la isla”. Esto ha supuesto un gran impedimento al comercio de alimentos, medicinas, equipamiento, tecnología, materias primas etc.

Algunos ejemplos de este bloqueo económico se pueden encontrar en la cantidad de niños y adolescentes que no pueden contar con las prótesis extensibles necesarias para sustituir en los huesos afectados por tumores cancerígenos, al ser éstas propiedad de una empresa estadounidense. Y es que Cuba no puede importar ningún medicamento o material médico que provenga de Estados Unidos o de otro país si procede de una filial norteamericana, Cuba no puede ni siquiera recibir aspirinas del país norteamericano.
Además del terreno sanitario, Cuba tiene que hacer frente a este escollo en los diferentes ámbitos comerciales, lo que supone un esfuerzo y a su vez un incremento del gasto para conseguir materias primas o material a un precio mayor que el resto debido a su bloqueo.



Se estima que Cuba ha tenido pérdidas de 975 mil millones de dólares a causa del bloqueo. Y es que, Cuba tiene en muchas ocasiones que buscar lo que necesita en mercados lejanos, lo que supone un incremento en los gastos de transporte y reserva. Además, se prohíbe también que los barcos con mercancía cubana usen los puertos de Estados Unidos, así como el uso del dólar estadounidense en las transacciones y tener cuentas con él en bancos de otros países, lo que supone limitaciones de Cuba en cuanto a buscar financiación extranjera, daños en la economía al tener que utilizar otras divisas y dificultades al hacer renegociaciones multilaterales de la deuda externa.
Y es que Estados Unidos no solo impone un bloque bilateral con la isla, sino que sanciona al resto de países que intentan ayudar a Cuba con relaciones económicas. Se pueden exponer las multas de 500 mil millones de euros al Banco ABN Amor de Holanda por realizar transacciones financieras en las que Cuba tenía intereses. También cortó la producción de la Empresa de Pinturas VITRAL, así como sancionó al BBVA por tener un empelado en la isla o amenazó a Repsol-YPF con acciones judiciales sino cesaba su plan exploratorio en la isla.
La empresa Pay Pal eBay también estuvo en el punto de mira del gobierno estadounidense, y tuvo que cancelar el envío de fondos del Grupo de Apoyo a Cuba en Irlanda para donativos por el terremoto de Haití. Impidió también la venta de retro-excavadoras a Cuba por tener un motor fabricado en los Estados Unidos.
Por lo tanto, Estados Unidos no realiza solo un bloqueo contra Cuba, está perpetrando un bloqueo contra el resto de países y su libertad en transacciones económicas con otros estados.
Esta acción se corresponde con la llamada Ley Helms-Butron, aprobada por Bill Clinton en 1996, por la que “cualquier compañía no norteamericana que tiene tratos con Cuba puede ser sometida a represalias legales, y que los dirigentes de la compañía pueden ver prohibida su entrada en Estados Unidos”.
El representante cubano, Bruno Rodríguez, no dudó en tachar el bloqueo como un genocidio de los Estados Unidos contra Cuba que dura ya 40 años. Pues citando la Convención General contra el Genocidio de 1948, se considera como acto genocida: “la lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo” y en su inciso c, el “sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”.

Además, el bloqueo viola entre otras declaraciones la Carta de las Naciones Unidas, donde se plantea que: a) El principio de que los Estados, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza y al uso de la fuerza contra la integridad o la independencia política de cualquier Estado (...) b) El principio de que los Estados arreglarán sus controversias internacionales por medios pacíficos (…) e) El principio de la igualdad de derechos y de la libre determinación de los pueblos.
En palabras de Rodríguez: “Los objetivos del bloqueo han sido, según el memorando del Gobierno de los Estados Unidos del 6 de abril de 1960 “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria [...] debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.
Representantes de otros países se unieron a la voz cubana y pidieron abiertamente el fin del bloqueo. El representante de Venezuela afirmó que “caracterizado por constantes amenazas a la soberanía de los Estados y por violaciones sistemáticas a la legalidad internacional", ahora más que nunca es necesario "demandar el fin del vergonzoso bloqueo contra Cuba". Li Bandung, de China tachó al bloqueo de “insensato” y exigió el fin del mismo y la normalización de las relaciones con Cuba, "China siempre ha creído que los países deben desarrollar relaciones mutuas sobre la base del respeto a los derechos y la soberanía”, concluyó.

El gobierno de Barack Obama sin embargo sigue afianzando el bloqueo y no responde a la propuesta de diálogo del gobierno cubano. Incluso el ex presidente Clinton llegó a comentar que el bloqueo era beneficioso para Cuba, a lo que el presidente de la ANPP de Cuba respondió inmediatamente pidiendo el cese del bloqueo durante un año “para probar si de verdad era interés nuestro o de ellos”.
La intervención del embajador cubano terminó con: En nombre de mi pueblo abnegado, generoso, optimista y heroico, y para bien de la comunidad de naciones y del “equilibrio del mundo”, les solicito apoyar el proyecto de resolución L.4 titulado: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?