miércoles, 12 de octubre de 2011

Wall Street empieza a incomodarse con el Movimiento "Occupy wall Street"



Los banqueros de Manhattan comienzan a preocuparse ante el creciente movimiento de los indignados en una docena de ciudades del país. 

Desde que se inició el mes pasado el movimiento Occupy Wall Street (To
memos Wall Street), los grandes bancos y sus empleados parecen haberlo ignorado, con algunos calificando las manifestaciones en privado como una simple molestia mal organizada.

Pero a medida que las protestas se han expandido de unos pocos cientos de personas en un pequeño parque en el Bajo Manhattan a miles en al menos dos docenas de ciudades, ganando el apoyo de sindicatos laborales, celebridades y políticos, se ha hecho más difícil de ignorar.

Un banquero de Wall Street calificó a los manifestantes como “un montón de gente quejumbrosa, perezosa e incompetente que no tiene nada que hacer con su tiempo”. También dijo que le preocupaba que la retórica pudiese escalar en violencia.

Algunos empleados de Wall Street que inicialmente rechazaron las protestas y las catalogaron de desorganizadas y sin importancia, también están empezando a preocuparse de que pueda llevar a políticas punitivas de Washington, tales como impuestos más altos para los ricos.

“Yo pienso que esto va a seguir creciendo”, dijo Robert Siegfried, un socio de Wall Street que trabaja con los clientes financieros en la empresa de comunicaciones Kekst & Co.

“Wall Street es un término que representa aquí la enorme disparidad en los niveles de ingreso y distribución de la riqueza en este país. Cualquier persona que desestime eso es una subestimación terrible de los sentimientos detrás de este fenómeno”, agregó.

Los manifestantes en Nueva York se han vestido de zombies que comen el dinero del juego de mesa Monopoly, han irrumpido en el puente de Brooklyn y se han enfrentado a la policía.

El presidente ejecutivo de Goldman Sachs Group Inc, Lloyd Blankfein, canceló una conferencia prevista esta semana en el Barnard College, una escuela de artes liberales en Manhattan, ya que los estudiantes preparaban una protesta por su aparición.

Goldman ha sido catalogado por algunos legisladores y activistas como el epítome de la codicia de Wall Street tras las investigaciones de los hechos que condujeron a la crisis financiera.

Blankfein, que dirige la empresa desde 2006, ha sido frecuentemente el blanco de la ira popular. La semana pasada, un manifestante de Occupy Wall Street marchó con una imagen sangrienta de la cabeza de Blankfein atravesada por un palo, de acuerdo con un blog de negocios financieros.

A finales de septiembre, un pirata informático anónimo publicó su dirección y otra información personal en un sitio de internet.

El portavoz de Goldman, Stephen Cohen, se negó a comentar las protestas y dijo que Blankfein canceló la conferencia debido a problemas en su agenda.

Richard Plansky, ejecutivo de la empresa de seguridad Kroll, dijo que las protestas han llevado a una mayor conciencia entre los ejecutivos financieros que protege Kroll.

“Es justo decir que están preocupados”, revela Plansky, quien afirmó que existe un mayor enfoque en la seguridad de los ejecutivos de Wall Street a raíz de la crisis financiera del 2007-2009.

En Morgan Stanley tampoco quisieron hacer comentarios sobre las protestas y un portavoz de Bank of America reconoció que la seguridad de los empleados y clientes es una prioridad absoluta.

Witold Henisz, profesor asociado de administración en The Wharton School de la Pensilvania University, que ha estudiado la reacción del público a la crisis financiera, dijo que la respuesta de los bancos al sentimiento anti-Wall Street ha sido inadecuado hasta ahora. “El liderazgo de los jefes de algunos de estos bancos sería una señal poderosa y no ha sido así”, afirma Henisz.
Algunos banqueros dijeron que entendían la frustración por el desempleo, pero sentían que habían sido atacados injustamente por las masas.

“Yo simpatizo con ellos hasta cierto punto, porque hay avaricia corporativa y las empresas pueden absorber el alma de sus cuerpos”, declara Matthew Miller, fundador de la consultora de divisa extranjera Shift Forex, que vive y trabaja cerca de Wall Street.

Por su parte, Ken Polcari, director gerente de ICAP Securities, dijo que los trabajadores financieros también tienen un panorama “muy difícil”, con despidos generalizados y una perspectiva débil de negocios.

“Creo que no han oído hablar tanto de las industrias de servicios financieros”, afirma.

Lauren Tara LaCapra/Reuters. Nueva York
Fuente: Milenio Online




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?