jueves, 3 de noviembre de 2011

Alemania y Francia amenazan a Grecia de sacarla del euro y bloquea rescate hasta referendo



El Primer Ministro, Georgios Papandreu, fijó el 4 de diciembre como fecha para realizar la consulta a la población.

El ambiente internacional estuvo marcado ayer por la reforzada presión de los líderes europeos sobre Grecia, a fin de frenar el referendo al que convocó el Primer Ministro Georgios Papandreu para aprobar las medidas de ajuste que le exigen sus pares de la Unión Europea, a cambio de asistencia financiera. Papandreu, a quien la prensa ha catalogado como el Kirchner griego, fue a Cannes a dar explicaciones a la troika compuesta por Francia, Alemania y el FMI sobre el porqué del plebiscito, en la víspera de las reuniones que hoy y mañana sostendrá el G-20.
 
En la cita, donde también participaron la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el mismo Barroso, Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, y Herman Van Rompuy, titular del Consejo Europeo, el primer ministro griego fue informado de que la troika no liberará el sexto tramo de ayuda a Grecia, por 8.000 millones de euros, si es que no cumple las condiciones acordadas.
Sin embargo, las presiones no surtieron efecto. En la noche, Papandreu le puso fecha al plebiscito: el 4 de diciembre, y creó una comisión para preparar el proceso. Como respuesta, la troika le congeló los recursos de ayuda hasta quese conozca el resultado de las urnas. Si la población vota No, Atenas se quedará sin fondos en diciembre, forzando su default desordenado. 

Tanto la Canciller Angela Merkel como el Presidente Sarkozy dijeron que lo que debe plantearse en el referendo es "si Grecia quiere seguir o no en la eurozona". Merkel agregó que "el euro tiene que ser estable, y lo queremos lograr mejor con Grecia que sin Grecia. La estabilidad del euro es nuestra prioridad". Además, aseguró que la UE está preparada para su salida. Sin embargo, según los medios locales, Papandreu confía en que la consulta confirme la permanencia de Grecia en el euro. Mientras, el nerviosismo crece. Antes de la reunión del G-20 de hoy, el Presidente francés, Nicolas Sarkozy, llamó a una cita de los países de la Zona Euro para acordar una postura común antes de la reunión. Tampoco ayudó que la primera colocación del fondo de rescate europeo por 3.000 millones de euros fuera pospuesta hasta un par de semanas, ante la turbulencia de los mercados. 

La Cumbre del G-20 en Cannes estará dominada por la salida de libreto de Papandreu y las próximas 48 horas estarán llenas de definiciones. Se reunirá por primera vez el Consejo de Gobierno del BCE, con Mario Dragui en la presidencia. Es clave lo que el BCE determine como política de tasas y perspectivas para los próximos meses.
Mientras que en Atenas, el Parlamento comenzará hoy a debatir la moción de confianza al gobierno de Papandreu, para votar mañana.
Rebote en los mercados
Contrario a la jornada anterior, las bolsas operaron ayer con optimismo, inicialmente por la esperanza de que la Fed lanzara un nuevo estímulo y por las positivas cifras de empleo. Luego de las fuertes pérdidas del martes, las cifras azules llegaron a Wall Street, después que la Reserva Federal aseguró estar preparada para tomar más medidas si el clima económico empeora (ver recuadro). El Dow Jones cerró con un alza de 1,5%, mientras que el S&P 500 ganó 1,6%.
El MSCI Mundo subió 1,2%, a 1.189 puntos. En la misma línea, más temprano las plazas europeas finalizaron mayoritariamente con alzas, impulsadas por la recuperación de las acciones bancarias. Los títulos de los bancos franceses e italianos son los con mayor exposición a la deuda soberana griega.
El Ftse 300 -índice líder de acciones del Viejo Continente- trepó 1,1%, mientras que el Dax alemán subió 2,2%, tras un desplome de 5% el martes. La plaza francesa avanzó 1,4%y el Ibex de España cerró con una baja marginal de 0,06%.
Las acciones del banco italiano UniCredit lideraron las ganancias del sector dentro del Ftse-300, con un incremento de 7,3%. En tanto, el francés BNP Paribas cerró con un avance de 4%.
En Chile, el Ipsa se desacopló de las ganancias mundiales y recogió las pérdidas de lunes y martes -en que la bolsa estuvo cerrada por feriado- para concluir con un retroceso de 1,3%, hasta los 4.271 puntos. Las acciones de empresas de materias primas lideraron los retrocesos, con una caída promedio de 2%. Le siguieron los títulos de constructoras e inmobiliarias (-1,7%) y los papeles industriales (-1,67%).

Fed rebajó proyecciones

Otro foco de atención ayer fue la reunión de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, que nuevamente mantuvo las tasas de interés en el rango de 0% a 0,25%. Si bien tampoco anunció un nuevo programa de estímulo como algunos esperaban, el posterior mensaje de su presidente, Ben Bernanke, subió los ánimos del mercado. Reiteró que la Fed está "preparada para adoptar nuevas medidas de apoyo, cuando sea apropiado para asegurar que la recuperación continúe". Mencionó que "comprar valores respaldados por hipotecas es una opción viable para la Fed si se dan las condiciones apropiadas"
La Fed dijo que "el crecimiento económico se fortaleció un tanto en el tercer trimestre", pero rebajó sus estimaciones para 2012 a 2,5% -2,9%, y para 2013 proyectó una expansión del PIB de 3,0% a 3,5%, mientras para 2014 estimó un crecimiento de 3,0%-3,9%. Para el desempleo proyectó una tasa de 8,5% a 8,7% en 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?