miércoles, 16 de noviembre de 2011

Europa tiembla: el Riesgo de Impago se dispara en toda la zona euro

La falta de respuesta a la crisis de deuda expulsa a los inversores; la prima de riesgo de Francia, a punto de entrar en el límite de los 200 puntos.

Los países periféricos, los famosos PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España), ya no son los únicos que deben mirar cada día con preocupación las pantallas de los mercados de deuda pública. 

La crisis de los bonos soberanos que se extiende por Europa desde hace casi ya dos años ha alcanzado de pleno a países del norte del continente que se creían inmunes hasta hace pocas fechas. 

Las rentabilidades que pagan los bonos de Bélgica, Austria o, incluso, Francia están en unos niveles muy altos.

En la zona euro, sólo Alemania parece contener la marea. Pero incluso el país de Angela Merkel podría verse en dificultades si sus vecinos comienzan a caer.

La prima de riesgo es el diferencial entre la rentabilidad que los inversores piden para comprar un bono alemán a diez años y lo que piden para hacerse con un bono de otro país. Por ejemplo, en España, la prima de riesgo está en 456 puntos (un récord) porque si alguien que tenga en su poder deuda soberana hispana a diez años quieren venderla en el mercado, deben hacerlo a un precio que asegure una rentabilidad del 6,34%, mientras que el bund alemán sólo cotiza al 1,78%. Por lo tanto: 634 - 178 = 456.

Hay dos razones por las que puede aumentar la prima de riesgo: porque suba el bono español (o italiano, o francés,...) o porque baje el alemán. En los últimos días están sucediendo las dos cosas. La explicación es que los inversores temen a todos estos países casi en la misma proporción que se fían de Alemania. Por eso, la deuda germana se está convirtiendo en un valor refugio. Todo el que no quiere sufrir riesgos acude a por los bonos y letras emitidas por el Tesoro alemán. El problema es que al mismo tiempo huyen de otros activos, lo que aumenta la presión sobre el resto de países de la UE.

Alemania: es la única que resiste. La rentabilidad de su bono a diez años ha estado cayendo desde principios de año. De rozar el 3,5% ha pasado a menos del 1,8%. Esta bajada se ha notado en la prima de riesgo de todos los países de la Eurozona (que, como decimos, en este casose comparan con los germanos). Eso sí, ni siquiera los alemanes pueden presumir de mantener la deuda más segura del mundo. Ese honor corresponde a suizos, japoneses y suecos, por este orden.

España: la prima de riesgo está en 456 puntos básicos tras haber subido 260 puntos en lo que va de año. La rentabilidad ronda el 6% desde hace varias jornadas. Es un nivel muy elevado, aunque aún lejos del 7% que los analistas consideran con el nivel de rescate (el punto a partir del cual un país tiene que pedir ayuda, quiera o no quiera, a Bruselas).

Francia: ha entrado en el club hace unos días, pero lo ha hecho con fuerza. A comienzos de mes, la deuda francesa tenía un diferencial de 93 puntos con la alemana. Era un nivel muy alto para el orgullo francés, pero que su Hacienda podía manejar sin problemas. El problema es que desde entonces esta cifra se ha doblado. El martes, cerró en 190 puntos, con una rentabilidad del 3,683%. Y los CDS sobre su deuda (los seguros de impago) también se han disparado (ver imagen debajo).

Bélgica: de los países no-PIIGS, Bélgica siempre ha sido el que ha estado más en el punto de mira. Su deuda soberana ya refleja un diferencial de 313 puntos respecto a Alemania, con un interés del 4,91%. Desde comienzo de año, ha subido 225 puntos.

Austria: ha sido la última en unirse al club en los titulares de la prensa económica. Su diferencial está en 185 puntos (menor incluso que el de Francia). El ordenado país alpino verá como una afrenta estar en el punto de mira por sus malas cuentas públicas, pero lo cierto es que los inversores ya no se fían de nadie.

Italia: ni siquiera la salida de Berlusconi ha calmado a los inversores en lo referente a la deuda italiana. La prima de riesgo sigue en máximos: 529 puntos y 7,07% de rentabilidad. Además, sus CDS superaban en la jornada de este martes los 600.000 dólares para asegurar diez millones por primera vez en su historia.

Grecia, Portugal o Irlanda: son los casos perdidos. Los países que ya están rescatados tienen una prima de riesgo completamente disparada, porque el mercado ya descuenta que su deuda sufrirá una quita. De esta manera, los bonos griegos cotizan (es un decir, porque en realidad no hay mercado normal para ellos) a 2.667 puntos básicos o un 26,67% por encima de los germanos. Mientras, prima de riesgo lusa es de 951 puntos y la irlandesa de 612. Por cierto, ésta última es la única que mantiene una mínima esperanza. Ha caído en lo que va de mes.

CDS: Los Credit Default Swaps (CDS) están menos presentes en los grandes titulares que la prima de riesgo, pero quizás expresen aún mejor la dinámica en la que está metido un activo. Los inversores los comprar para asegurarse ante la posibilidad de un impago. Así, los españoles están ahora mismo en unos 437.000 dólares para cubrir un posible impago de 10 millones. Pues bien, todos los CDS se han disparado en las últimas semanas. Nada indica mejor el miedo que recorre los mercados que la imparable subida de estos seguros.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?