lunes, 14 de noviembre de 2011

Las cárceles secretas de la CIA Inc.



Muchos habrán visto la clásica película del “agente secreto de la CIA” que realiza un arduo trabajo para encontrar a los “chicos malos” que intentan acabar con la paz en el mundo (generalmente, por no decir siempre, estos malhechores tienen apellidos árabes o rusos, vaya programación predictiva) a través de una intensa acción que incluye momentos en los que se torturan a personas para obtener información. Si el lector prestó atención a estas escenas, se dará cuenta de que los lugares son recónditos, desolados, y tienen un aspecto de secretos que es imposible no vislumbrar.

¿Sabe usted que estos centros de detención clandestinos existen por todo el mundo? ¿y que los gobiernos de cada país poco y nada hacen para cerrarlos o investigarlos? Este es uno de los temas más censurados que he visto, ya que los medios de comunicación, excepto artículos que se pueden contar con una mano, no hablan al respecto de esta grave temática; habría que decirles a los señores editores que, dentro de estos centros clandestinos de detención (Black Sites) se violan por completo todos lo que a derechos humanos se refiere; insisto, este es un tema que, intereses de por medio, se archiva constantemente, pero ¿por qué?

Desde hace varios años, Estados Unidos y sus aliados, a través de la nefasta e infame OTAN, han incursionado en constantes conflictos bélicos por la denominada “guerra contra el terrorismo” (sic) que tanto nos afecta. Hay que tener en cuenta, para comprender este punto, que esta especie de escalada mundial no acaba en el campo de batalla, sino que continúa en diferentes escenarios; muchos de ellos impensados hasta por las mentes más siniestras. Uno de ellos son los Black Sites de la CIA, lugares en los que sin ningún tipo de permiso, se secuestran a cientos de personas catalogadas como terroristas altamente peligrosos que son constantemente torturados a través de crueles métodos, con el objetivo de obtener información.

Conexiones de los Black Sites. Amnistía Internacional.

Varios son los países que miran hacia otro lado cuando EE.UU. ocupa sus respectivos espacios aéreos a piacere sin ningún tipo de impedimentos; esto se lleva a cabo con total impunidad, y seguramente, continuará por esta senda. Lo increíble es la manera en que, de un día para el otro, se cierran las investigaciones sobre esta temática, cuando son miles los documentos que incriminan al Tío Sam y sus secuaces en este descabellado accionar.

Wikipedia expone una extensa lista de los aeropuertos, y países, que forman parte de estos actos:
Los 14 países europeos que Marty (Dick Marty, Senador Suizo; descripción agregada por mi) lista como colaboradores en “transferencias interestatales ilegales” son Reino Unido, Alemania, Isla de Man, Italia, Suecia, Bosnia y Herzegovina, República de Macedonia, Turquía, España, Chipre, Irlanda, Grecia, Portugal, Rumanía y Polonia. Entre las bases aéreas mencionadas se incluyen al Aeropuerto de Glasgow Prestwick, Shannon, Ramstein, Fràncfort (Alemania), Aviano (Italia), Palma de Mallorca (España), Tuzla (Bosnia y Herzegovina), Skopie (República de Macedonia), Atenas (Grecia), Larnaca (Chipre), Praga (República Checa), Estocolmo (Suecia), así como Rabat (Marruecos) y Argel (Argelia).
Uno de los países más comprometidos en la actualidad es Lituania, que se ha negado por completo a reabrir una investigación que podría esclarecer muchos aspectos de la entrega clandestina y posterior tortura de personas; aquí se comienza a responder nuestra pregunta, hay varios intereses detrás de estas detenciones, y no sólo políticos, sino económicos. Ya han visto lo que le ocurrió a la UNESCO al aceptar a Palestina como Estado… La amenaza económica por parte de Estados Unidos hacia otros países, resulta altamente, y lamentablemente, efectiva. Amnistía Internacional dice al respecto:
“Que el fiscal haya afirmado que no hay nada más que investigar, simplemente no es creíble”, ha dicho Julia Hall, experta de Amnistía Internacional sobre derechos humanos y la lucha contra el terrorismo.
“Hay una cantidad importante de información, antigua y nueva, que no se ha investigado plenamente. El único motivo posible para negarse a reabrir la investigación es el miedo a la verdad.” (énfasis agregado)
¿En base a qué pruebas llevan a personas que no han aparecido como culpables en ningún medio de comunicación, en ningún informe y, lo más importante, en ningún atentado o ataque? La gran mayoría de los que han hablado al respecto, y se han mostrado claramente en contra de los Black Sites, han sido “invitados” a dejar sus cargos o a desaparecer directamente, un ejemplo es el de Rolandas Paksas, ex presidente de Lituana que intentó luchar en contra de este terrible accionar y, a causa de esto, se vio obligado a abandonar la presidencia de este país.

Veamos un mini-documental de RT llamado: Cárceles Secretas: CIA Inc., el cual va a dejar más clara esta temática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?