domingo, 27 de noviembre de 2011

Mi aura lo creó... ¿Y la tuya?

La gente me exige
el regreso a la realidad,
que atienda en clase y
guarde con el receptor complicidad.

Alba, ¿estás en la Luna,
en Saturno o país de castidad?
¡No, señor mío! Habito en mundo
índigo, todito, sin ápice de oscuridad

porque brilla con almas reseteadas
que diariamente iluminan con su creatividad
mi burbuja indolora, que en secreto
atesora cualidades dignas de caridad

y, ¿sabes qué? Me calma permanecer allí
porque al mirar esas almas, siento su calidad,
de sus gesto sólo mana justicia y dulzura
están cargadas de infinita sensibilidad.

Es lugar natural, sencillo y familiar,
cada noche, la lluvia nos cede su musicalidad
con acciones sabias y tranquilizadoras
son algo sin estrógenos o virilidad

y lo mejor es que tú eres tu dios,
pero respetan Ramadán, barmis-bah o Navidad,
están para curar, enseñar y amar.
Ven. Ellos respetarán tu privacidad.

ALBA LOBERA VALLEJO


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?