domingo, 27 de noviembre de 2011

Portugal se rebela contra los Mercados y la derecha


Portugal celebró ayer una jornada de huelga general en medio de grandes tensiones como respuesta a los recortes promovidos por el primer ministro, Pedro Passos Coelho, desde su llegada al ejecutivo luso en el mes de junio.

Con un seguimiento masivo en el sector de los transportes, y algo menor en hospitales y escuelas públicas, las comunicaciones se paralizaron completamente en el país desde la noche del miércoles. En Lisboa y Oporto el metro y los autobuses dejaron de funcionar por un día, mientras que en los aeropuertos todos los vuelos comerciales fueron cancelados.

En declaraciones a los medios locales, Fernando Louçã, líder del Bloco de Esquerda, afirmó que la de hoy ha sido “la mayor huelga general desde el 25 de abril [de 1974]”, cuando una revolución acabó con la dictadura salazarista, e hizo una apelación al pueblo portugués para que se rebelase contra las imposiciones de los mercados.

El líder izquierdista no fue el único en alzar su voz. Esta semana, el histórico ex primer ministro socialista Mario Soares, hizo público su apoyo a los manifestantes y firmó un manifiesto de adhesión a las protestas junto a otras 120 personalidades relevantes de la vida pública del país.

El escrito, titulado “Cambio de Rumbo”, y en el que se abogaba por una reacción ciudadana frente a la “anarquía financiera internacional”, se erigió como una fuerte crítica a la deriva del gobierno del conservador Partido Socialdemócrata (PSD), que hoy ha continuado en forma de protestas en las calles de las principales ciudades portuguesas.

En Lisboa fueron millares los manifestantes venidos de todos los puntos de la geografía portuguesa que desfilaron desde la plaza del Rossio hasta la Asamblea General de la República. Al grito de “la lucha continúa”, trabajadores, desempleados y estudiantes se concentraron junto a la sede del parlamento portugués en un ambiente reivindicativo bajo grandes medidas de seguridad.

A pesar del carácter pacífico de la marcha, se registraron algunos incidentes en las vallas que separaban la escalinata de la Asamblea de los manifestantes, y la policía efectuó varias cargas que acabaron con varios heridos.

La de hoy ha sido la segunda huelga general convocada desde finales de 2010, en un año en el que la economía portuguesa ha tenido que ser “rescatada” por la llamada “Troika”, compuesta por la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

La intervención ha deteriorado aún más el poder adquisitivo de los trabajadores portugueses, que este mes de diciembre verán reducida su paga extraordinaria a la mitad en un escenario en el que el desempleo afecta ya a más del 12% de la población activa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?