miércoles, 14 de diciembre de 2011

La ley SOPA: La censura previa en Internet que requiere activismo urgente

El tratamiento de la ley SOPA (Stop Online Piracy Act) en USA merece el activismo de los usuarios de Internet. A través de esa ley, el gobierno estadounidense podrá imponer la censura a miles de sitios en la red y obligar a la autocensura a miles más. Google, Facebook y Yahoo, entre otros, se oponen a la ley. Apple, Microsoft y Adobe, junto a los grandes estudios y las farmaceuticas, se encuentran a favor. La actitud que tome el usuario al respecto podría marcar la diferencia.



La ley SOPA: La censura previa en Internet que requiere activismo urgente
 La Ley SOPA (Stop Online Piracy Act) está en marcha en el Congreso de USA y amenaza con provocar un sacudón a Internet borrando de un plumazo miles de sitios y la libertad con la que hoy en día cuentan los usuarios.

Bajo la excusa de la amenaza del terrorismo y la cibercriminalidad, la SOPA establecerá mecanismos de censura en la infraestructura de la red en USA, donde se encuentran la mayor parte de los servidores actuales. Curiosamente, en nombre de la libertad, USA trata de implementar mecanismos de censura similares a los de quienes dice combatir, como por ejemplo Irán o China.

A pesar de que la ley será solo vigente en USA, como los grandes servidores se encuentran en ese país, numerosos y populares sitios de Internet se verán afectados en un primer momento. Incluso sitios de otros países están albergados en servidores en USA, por lo que se verían afectados por el alcance de la ley.

A su vez, en USA están alojados los servicios básicos como los de control de dominios (.net, .com, etc) que también podrán ser inhabilitados en caso de violar la ley SOPA.

Entre las medidas que impondría la SOPA también está la posibilidad de que damnificados denuncien y pidan la intervención de la fuerza pública (sin orden judicial) contra proveedores de Internet, servicios de publicidad o servicios de pagos online que estén relacionados con sitios "sospechosos" para los denunciantes.

El resultado de esta ley será obvio: la censura. Miles de blogs, foros y sitios de Internet apelarán a la autocensura bajo la amenaza de ser bloqueados por ley. Ridículas convenciones como la prohibición de videos con usuarios cantando canciones populares (y registradas bajo copyright) estarán bajo el amparo de la ley y los dueños de los sitios deberán ser cuidadosos a la hora de elegir sus contenidos.

Las medidas

La ley no sólo busca detener la actuación de sitios que podrían verse involucrados en actos de piratería, sino que además busca aislarlos y bloquearlos. Para eso, pretende que incluso los sitios que están relacionados de alguna forma con un sitio denunciado tome las medidas necesarias para "borrarlo del mapa".

Cuando un sitio sea denunciado, cualquier otro sitio que esté relacionado con el primero tiene un plazo de 5 días para:

- Bloquear los DNS, inhabilitando el acceso al dominio desde el propio sitio
- Bloquear el acceso al sitio desde el hosting
- Bloquear la publicidad de ese sitio (por ejemplo, Google deberá desactivar los Ad Sense que lleven a ese sitio)
- Los servicios de pago deberán congelar sus cuentas en esos sitios (como en el caso Wikileaks)
- Remover enlaces al sitio (Google deberá remover de sus listas de búsqueda a sitios violatorios y el dueño de un blog, por ejemplo, deberá borrar de sus listas de sitios amigos a aquellos que sean violatorios)

Esta serie de medidas representa y abarca a buena parte de Internet. Revisando un blog propio, el usuario común se dará cuenta que bajo esta ley, por mínimas cuestiones, su blog seguramente sería bloqueado, ya sea por contener sin intención algún contenido prohibido o por estar relacionado con alguno que lo tenga.

Los efectos que estas medidas tendrán afectarán incluso a redes que se expanden entre los usuarios y que permiten manejarse libremente por fuera de las estructuras establecidas, como son las redes tor (que protegen la IP del usuario), las redes de torrents (P2P) o los proxies VPN. Todas esas herramientas permiten al usuario navegar de manera anónima y sin censura.

Esas herramientas se convertirán automaticamente en ilegales si la ley toma curso, dado que no tienen la posibilidad de establecer bloqueos a sitios que estén infrigiendo las normas. Incluso los proveedores de Internet se verán forzados a espiar en e-mails en busca de enlaces prohibidos.

El peligro de que esta ley sea promulgada también amenaza la actividad de las redes sociales. Es probable que muchas de ellas deban dejar de funcionar o reduzcan notablemente su actividad, debido a que los usuarios estarían limitando cuantiosamente sus posibilidades de intercambiar información a riesgo de ser censurados.

A favor y en contra

Si bien la ley cuenta con apoyos poderosos, como los grandes estudios de cine agrupados en la MPAA, las discográficas de la RIAA, los laboratorios y algunas empresas de software (Apple, Microsoft, Adobe), también tiene activos opositores.

Entre quienes se levantan contra esta ley de censura en Internet, se encuentran grandes empresas de Internet como Google, Yahoo, Twitter, Facebook y Mozilla, que aseguran que la SOPA representará un riesgo para la innovación y la creación de empleos.

Para otros como Wikipedia, "nuestros usuarios y nuestros proyectos se verían obligados a operar e un entorno legislativo insostenible, poniendo a Wikipedia al servicio de los propietarios de los derechos en lugar de la distribución libre del conocimiento.

Para la EFF (Electronic Frontier Fundation), agrupación que defiende los derechos de los usuarios en Internet, "los defensores de la libertad de expresión y la innovación saben que esta iniciativa no es nada más que un peligroso proyecto que compromete la seguridad de Internet mientras hace poco o nada para fomentar la creación artística".

Quizá la voz más fuerte que se escuchó contra la ley venga de parte de Creative Commons, que sostiene que "mientras que el estándar de licencias públicas ha reducido los costes y los riesgos de uso compartido y la colaboración jurídica, SOPA drasticamente tanto los costes como los riesgos de la creación de plataformas para el intercambio y la colaboración (desde los blogs a los proyectos comunitarios masivos, como Wikipedia, Flikr o Youtube)".

Las medidas están en marcha, el activismo en Internet se enciende y es aparentemente, se acerca un tiempo que demandará que todos los usuarios eleven su voz contra la censura en la red, que parece estar acercándose cada vez a mayor velocidad.


f: aquí!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?