martes, 3 de enero de 2012

España: Empresa del yerno y la hija del Rey cobró 1,7 millones de dinero público por estudios falsos

La Fiscalía anticorrupción estima que Aizoon, la empresa propiedad al 50% de Urdangarín y Cristina de Borbón, se embolsó 1,7 millones de euros de las arcas públicas por trabajos que nunca realizó.

Hubo ánimo de lucro, facturas de enorme desproporción y no imputables a contraprestación alguna, presupuestos ficticios, adjudicaciones sin concurso, trabajos que no correspondían a la realidad, beneficio fraudulento, apropiación de fondos públicos, salidas invisibles de dinero a paraísos fiscales y voluntad de ocultar la fortuna de esos contratos
irregulares adjudicados por la posición social e institucional de Iñaki Urdangarín, el yerno del Rey de España.
El sumario de la “Operación Babel” también incluye diversas referencias fiscales y bancarias sobre la hija del Rey, la infanta Cristina.
Con estas premisas, la Fiscalía anticorrupción estima que Aizoon, la empresa propiedad al 50% de Urdangarín y Cristina de Borbón, se embolsó 1,7 millones de euros de las arcas públicas por trabajos que nunca realizó y que facturó, principalmente, al Gobierno de las Islas Baleares a través de, al menos, tres procedimientos diferentes.
Las más de 2.000 páginas del sumario de la ‘pieza 25′ del caso “Palma Arena” recogen informes de la Agencia Tributaria, policiales, facturas y declaraciones de imputados y testigos que confirman que el yerno del Rey utilizó sus dos instituciones sin ánimo de lucro -primero Nóos y luego la fundación de niños discapacitados- para hacerse con una fortuna que intentó ocultar en paraísos fiscales.
A la vista del sumario ahora desclasificado, el gran pelotazo de Urdangarín fue, como se sospechaba, los Fórum Illes Baleares de 2005 y 2006, dos cumbres deportivas-empresariales que el Gobierno de baleares, presidido por Jaume Matas adjudicó a dedo al instituto Nóos por valor de 2,3 millones de euros tras recibir como único presupuesto una hoja.
De ese dinero, más de la mitad, exactamente 1.385.739 euros, fueron desviados sin contraprestación alguna a las empresas del duque y su socio Diego Torres, gracias a unos presupuestos «desproporcionados» de hasta el 170% del coste real y de innumerables facturas falsas. En el bolsillo de Urdangarín terminaron 747.899 euros en una sola tacada y por no hacer nada. El yerno del Rey no tuvo empacho en usar la inmobiliaria que comparte con su esposa para convertirse en el principal subcontratista de Nóos y emitir facturas por conceptos vagos como «gestión de logística» o «diseño y dirección», cuando esos trabajos los realizaba otra empresa, según los informes de Anticorrupción y Hacienda.

 

 

Ciclismo


Otra de las grandes operaciones de Urdangarín a cambio de casi nada la desvela en el sumario su examigo José Luis ‘Pepote’ Ballester, entonces director general de Deportes en Baleares.
El duque se embolsó 300.000 euros para conseguir en 2004 que el equipo ciclista Banesto pasase a denominarse Illes Balears y por una serie de trabajos de promoción que no llegaron a hacerse. El interrogatorio desvela que el yerno del Rey usó su fundación sin ánimo de lucro a modo de una intermediaria deportiva y que el duque «hablaba en representación del equipo» y exhibía su condición de miembro de la Familia Real.

El tercer ‘golpe’ de Aizoon es posterior al aviso de Zarzuela en la primavera de 2006, cuando el Rey ordenó a su yerno romper con Nóos.
Ya se sabía que Urdangarín siguió vinculado a la red, sobre todo para servirse de la trama de evasión de capitales a Belice a través de su organización para niños discapacitados Fundación Deporte, Cultura e Integración Social. Lo que se desconocía es que usó esa institución y otra fundación para desviar a Aizoon otros 676.000 euros entre 2006 y 2009. Según la Fiscalía, ese nuevo ingreso millonario sin contraprestación aparentemente está relacionado con los proyectos de la empresa Octagon.
Tanto la Fiscalía como la Policía Judicial apuntan a que la principal herramienta de Urdangarín para los fraudes era la empresa que comparte con su esposa. Entre la documentación incautada en los registros de la trama hay al menos dos documentos referidos a Cristina de Borbón. El primero data de 2007 y es un borrador redactado por el cerebro financiero de la ‘trama’, el abogado Miguel Tejeiro, cuñado de Torres, con instrucciones de cómo debía haber su declaración de Hacienda la infanta, incluyendo su participación al 50% en Aizoon, con un patrimonio entonces de más 578.000 euros.
El segundo es una transferencia en 2004 de 400.000 euros desde una cuenta a nombre de los duques a Diego Torres, sin que los investigadores hayan encontrado ninguna justificación legal de la misma. Otra anotación señala que Cristina recibió en 2004 de la Casa Real una asignación de 72.000 euros de los 350.000 que reparte el Rey entre la Reina y sus dos hijas, de acuerdo a la información dada la semana pasada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?