sábado, 7 de enero de 2012

Los recortes sociales del Gobierno británico multiplican la pobreza

Reino Unido, la tercera economía de Europa y la séptima del mundo tras ser superada por Brasil, no es capaz de atajar la pobreza.

De hecho, Gran Bretaña tiene el dudoso honor de liderar el ranking de crecimiento de desigualdad de la OCDE. En un país donde los ingresos medios del 10% más rico son al menos 12 veces superiores al promedio del 10% de los más pobres, las familias con hijos son las que se llevan la peor parte, y las medidas de austeridad del Gobierno de David Cameron sólo agudizan el problema.

Así lo pone de manifiesto el informe sobre “El impacto de las medidas de austeridad en los hogares con niños”, realizado conjuntamente por los Institutos de la Familia (FPI) y de Estudios Fiscales (IFS), que denuncian cómo las políticas de recortes sociales emprendidas por el Ejecutivo conservador están provocando graves pérdidas de ingresos en estos hogares. Según el estudio, las rentas medias de las familias con niños se verán reducidas un 4,2% entre los bienios 2010-2011 y 2015-2016, lo que supone la pérdida de unas 1.250 libras (unos 1.500 euros) al año en el caso de familias con dos hijos.

Los cambios en las políticas fiscales y de ayudas han supuesto un duro castigo para estos hogares, aún mayor que en el caso de familias sin hijos, cuya caída de la renta sería de unas 215 libras (258 euros) anuales (el 0,9%) o, incluso, de los pensionistas. Medidas como la subida del IVA al 20%, el freno en los créditos, los recortes en las ayudas a la vivienda y la congelación en ayudas de guardería son algunas de las causas que propician este deterioro social, según recalca el informe.

Katherine Rake, directora ejecutiva de FPI, asegura que “este estudio confirma que las familias con hijos están soportando una carga desproporcionada”. En el caso de familias monoparentales en paro, la caída de ingresos podría superar el 12% de media, lo que supone cerca de 2.000 libras (unos 2.400 euros) al año.

Los efectos son aún más graves en los casos de familias con hijos menores de 5 años: de aquí a 2016 habrá medio millón más de infantes viviendo en la más absoluta pobreza, 300.000 de los cuales vendrán de familias donde el hijo pequeño tiene menos de 5 años. La pérdida media de ingresos en este grupo alcanzará casi el 5%.

A finales del año pasado, el IFS advirtió del incremento de la pobreza en el país, pronosticando para 2013 alrededor de 3,1 millones de niños pobres. Según el estudio, las familias de Pakistán y Bangladesh residentes en Reino Unido verán su tasa de pobreza incrementada hasta en cinco puntos porcentuales para el 2015-2016, superando el 55%.

Aunque desde el Gobierno de coalición conservadora y liberal-demócrata se subrayan las bonanzas derivadas de medidas como la congelación de los impuestos municipales, estas han traído consigo también la reducción drástica en las prestaciones sociales. A esto se suma, además, las reevaluaciones médicas de todas las solicitudes de ayudas por discapacidad, que han reducido su número.

El buque insignia del Gobierno en materia de políticas sociales es el nuevo Plan de Crédito Universal, que trata de aglutinar diversos subsidios de desempleo. Sin embargo, antes de su puesta en marcha, a partir de octubre de 2013 para los nuevos solicitantes y abril de 2014 para los ya existentes, las familias con hijos perderán el 6% de sus ingresos, destaca el informe, comparado con menos del 4% del total, del 3% de las familias sin hijos y de menos del 2% para los pensionistas.



Las mujeres pagan la crisis


Desde el Gobierno de Cameron se apunta que “con su puesta en marcha, el Crédito Universal mejorará el nivel de casi tres millones de hogares, ayudando a 80.000 familias más con prestaciones de guardería”. Argumentos duramente rebatidos por la responsable en la oposición de la políticas de Mujer e Igualdad, Yvette Cooper, que asegura que este estudio es como un “veredicto de condena” a las políticas de la familia por parte de los conservadores. Cooper incluso afirma que “el Gobierno ha tomado más de los niños que de los bancos”, siendo “estos, junto a las mujeres, quienes están pagando el precio más alto” de esta crisis.
Además, el IFS advierte de la necesidad de rediseñar este plan de crédito, que frena la incorporación de la mujer al mercado laboral al ofrecer más incentivos si permanece en casa que si trabaja.
El informe sobre los efectos de las medidas de austeridad llega después de conocerse en el Parlamento que en las áreas más deprimidas del país la mortalidad supera a la de países africanos como Ruanda o Botswana, con tasas anuales de 1.452 y 1.427 muertes por cada 100.000 habitantes, respectivamente. Aunque la tasa media de mortalidad en Reino Unido es de 462 muertes, en localidades como Bryncethin o Bridgend, al sur de Gales, esta ha alcanzado las 1.500 muertes por cada 100.000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?