martes, 3 de enero de 2012

Mutaciones tras el desastre de Fukushima


Investigad sobre la radiación en los cuerpos, aquí si que hay demasiado por descubrir todavía. Nos encontramos personas con problemas después de estar expuestos a radiación (muchos menos de lo que realmente se saca a la luz) y personas que se encuentran mucho mejor después de haber estado expuestos.
Como ya dijo alguien arriba, y de verdad es una pena que hayan hecho de eso un topicazo… no me creo nada de lo que sale en los medios masivos. La publicidad que recibió chernovil interesa por la cantidad de subvenciones que han recibido y que creo que siguen recibiendo. Hace tiempo encontré sobre una niña que, después de la explosión de la central y todo lo que pasó, esta niña iba a comer de los huertos y frutos que mas cerca se encontraban del desastre, porque ella quería morir (pensaba que estaba contaminada) . Bueno, pues esta niña hoy día es mujer y sin problemas, al igual que los muchos que allí viven todavía. Muchos que pensaron que morirían porque han estado expuestos… no es así y ellos viven para contarlo.
No quito que cause problemas. Pero no es lo que cuentan, y lo interesante, no lo sacan por supuesto. Como el articulo del pelo.
Os invito a que recorráis la red entera. Hay muchos testimonios sobre la radiación que tiran por tierra todo lo que supuestamente se sabe sobre esto.
 
 El desastre de Fukushima, siendo uno de los accidentes nucleares con mayores consecuencias en la historia, apenas queda ya como una nota de prensa en las noticias de la actualidad. Se dedicaron horas y horas durante cuatro o cinco semanas después de la fusión accidental y más tarde, realmente, cuando más activos tendrían que estar gobiernos, medios e instituciones medioambientales y de salud para captar los posibles efectos y variaciones en la salud de animales, plantas, vegetales y pesonas, ocurre que ya no interesa, nadie quiere recordar el mal momento y sencillamente se entierran las desgracias si no se quiere pasar por “alarmista”.
Pero da la casualidad de que, alarmistas o no,  los  silenciosos y destructivos efectos del desastre están por todas partes.
Ver para creer.
Pues aquí tenemos un botón de muestra de algunos de los efectos del desastre en algunos productos de la huerta japonesa. Sólo algunos que podemos “ver”.
De un periódico de Sankei newspaper, Ibaraki 17/12/2011.



El hombre dirige una tienda Soba y consiguió estas “zanahorias” para su negocio y se muestra  feliz de haber dado con ellas. En la foto aparece orgulloso con el producto de la mutación radiactiva. Por supuesto, tampoco tiene problema  de servirlas en su tienda a la venta del público.


Abajo, esta otra señora japonesa, de nombre  Ms.Miwae (79) cultivó en su huerta un rábano de 40 cm de largo. La base está partida en 5 partes.  Dice que lleva cultivando durante décadas y jamás había visto algo parecido.

En Kyushu (población japonesa que aparece abajo en el mapa en el otro lado de la isla con respecto a Fukushima) crecieron mandarinas de color mitad naranja, mitad verde,  cosechadas a finales de noviembre de 2011.
Mutaciones de todos los colores, por lo que podemos ver.
Si miramos en el mapa de Japón, Fukushima está en el noreste al norte de Tokio, junto a la costa, mientras que Kyutsu, se encuentra en el Sur de la isla, a miles de Km del epicentro del desastre nuclear de Fukushima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?