sábado, 7 de enero de 2012

Rajoy prevé revueltas sociales y se gasta 1.500.000 euros en Gases Lacrimógenos

Rajoy se gasta 1.500.000 Euros en gases lacrimógenos
Para combatir la crisis económica que asola Europa, el Gobierno de España pide al ciudadano que haga grandes sacrificios que hace unos pocos años nos parecerían descabellados. Austeridad es quizás la palabra más usada por la clase política española desde hace un par de años.
  
"Debéis aceptar el recorte de derechos fundamentales y la disminución de vuestra calidad de vida, al fin y al cabo vosotros sois los culpables de esta crisis económica", es el mensaje subliminal con el que nos bombardean a diario desde los medios de desinformación masiva. Mensaje que es descabellado y ridículo, habida cuenta de que la crisis se cocinó en las más altas esferas y que es un negocio redondo para la élite.
 
Y siendo un mensaje tan ridículo, resulta increíble como el pueblo es capaz de renunciar a muchos de sus derechos fundamentales, adquiridos tras muchos siglos de lucha de nuestros antepasados. Con la excusa de los recortes o “paquetes de medidas anticrisis” nuestros derechos sociales van poco a poco desapareciendo: retirada de ayudas a personas dependientes, congelación del sueldo de los empleados públicos y del salario mínimo interprofesional, subida generalizada de impuestos, congelación de la oferta de empleo público…. Son algunas de las medidas adoptadas por Mariano Rajoy en las escasas dos semanas que lleva en el cargo.
Quizás lo más desesperanzador es que el Gobierno del Partido Popular ya ha anunciado que el reciente “paquete de medidas anticrisis” es sólo una pequeña anécdota en comparación con los que están por venir: nueva subida del IVA, copago (o más bien sobrecargo) en la sanidad, privatización de 451 empresas públicas, privatización de canales públicos de radio y televisión…. Todo lo que, al menos en teoría, pertenece a los españoles pasará a ser propiedad de grandes empresarios.
Gas Lacrimógeno 

En lo que no escatimará el Gobierno de Rajoy será en la compra de gases lacrimógenos y artificios fumígenos, que serán destinados a la unidad antidisturbios de la Guardia Civil. En el Boletín Oficial del Estado del 31 de Diciembre viene reflejado un contrato con la empresa Falke S. A. para la compra de este material por la nada despreciable suma de 1.500.000 €.

Es la cantidad más alta pagada por el Gobierno español desde el año 2003 por este tipo de material antidisturbios. Quiero recordar que en Marzo de aquel año se perpetró la guerra de Irak, cuya consecuencia fue que las calles españolas fueran tomadas por cientos de miles de manifestantes que coreaban “No a la Guerra”. Por aquel entonces se presumía una revuelta popular por lo que se dotó a las fuerzas antidisturbios de una cantidad similar de artificios lacrimógenos y fumígenos de la que ahora hablamos.
Quizás ahora presenciamos un hecho similar al del 2003. Ante la aberrante reducción de derechos que presumiblemente se va a producir en los meses venideros, es más que probable que el Gobierno de Rajoy prevea un alzamiento popular. Esta descomunal compra de gases lacrimógenos (estamos hablando de toneladas) quizás sea consecuencia de que ellos saben que en un momento vamos a estallar, y llegado el momento ellos tienen que estar preparados.
Por otro lado, chirría bastante que, mientras se nos piden sacrificios para afrontar esta época de vacas flacas, el Ministerio del Interior gaste tamaña cantidad en este tipo de material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?