viernes, 27 de enero de 2012

Spanair prepara la suspensión de actividades tras el fin de las subvenciones

Spanair prepara la suspensión de actividades tras el fin de las subvenciones

Spanair se queda en tierra. Tras frustrarse el acuerdo estratégico con Qatar Airways, y después de que la Generalitat de Cataluña le anunciase el fin de las ayudas públicas que han sostenido a la aerolínea hasta este momento, la compañía está preparando la solicitud a Aviación Civil para suspender su actividad.
La petición de suspensión de operaciones se hará previsiblemente esta tarde cuando acabe el consejo de administración de Spanair que se celebra en Barcelona y en el que se analiza la difícil posición en que ha quedado la empresa tras la negativa de Qatar Airlines de entrar en el capital. Fuentes de Spanair, que da trabajo a unas 4.000 personas de forma directa e indirecta, se han limitado a señalar a este diario que todavía no han notificado oficialmente a Aviación Civil la solicitud de suspensión de vuelos.
Dos asuntos determinantes han acabado por sentenciar a la compañía. Por un lado, la marcha atrás de Qatar Airways, que en el último momento, y tras las dudas sobre la legalidad de las ayudas públicas que ha recibido Spanair —unos cien millones solo en 2011—, no ha firmado el acuerdo por el que se disponía a adquirir el 49% de la compañía española. 

Dicho acuerdo estratégico debía permitir una inyección de 150 millones a la aerolínea, y convertía El Prat en base de vuelos intercontinentales de la compañía qatarí. Según fuentes de las negociaciones, Qatar Airways habría reclamado algún tipo de garantía respecto a la posibilidad de que la Comisión Europea reclamase la devolución a las administraciones de los 100 millones de ayudas, dada su cuestionada legalidad. La deuda acumulada por Spanair supera los 200 millones.
La insostenibilidad económica de la compañía ha precipitado su final, y con él el deseo de la Generalitat de contar con una compañía que, con base en el Aeropuerto de Barcelona, convirtiese este aeródromo en «hub» internacional. Spanair movió el pasado año a más de cuatro millones de pasajeros en El Prat (es la segunda compañía), siempre entre las críticas directas de sus competidores, que han denunciado la falta de viabilidad de una compañía que sólo se sostenía con el dinero público.

 

 

Orden de precintar los aviones


Desde la cuenta de Twitter del Aeropuerto de Santiago han anunciado que todos los aviones de Spanair que aterricen en Barcelona o Madrid «tienen orden de estacionar en remoto y posterior precintado».

 

 

Más de 1.000 trabajadores amenazados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?