lunes, 23 de enero de 2012

Tropas gaddafistas se hacen con el control de la ciudad de Bani Walid

La ciudad libia de Bani Walid se encuentra controlada por fuerzas armadas y tribus que respondían al líder Muammar Al Gaddafi, asesinado en octubre pasado por un grupo de mercenarios apoyados por la OTAN.
La agencia AFP citó a M’Barek Al Fotmani, responsable de la localidad, quien indicó que “los partidarios de Gaddafi controlan toda la ciudad de Bani Walid”, localizada a 150 kms al suroeste de la capital Trípoli.
El funcionario señaló que cinco miembros de las fuerzas del Consejo Nacional de Transición (CNT) fueron ultimados y otros 20 resultaron heridos.
Bani Walid fue una de las ciudades, junto a Sirte, donde se aglutinó la mayor parte de la resistencia contra los ataques de la OTAN y los grupos procoloniales del CNT.
Por su parte, la agencia EFE reportó “duros combates” entre las fuerzas gaddafistas y los milicianos del nuevo gobierno de transición.
El combate en Bani Walid se produce un día después de otro enfrentamiento armado ocurrido en el barrio de Fashlun, en Trípoli, entre un grupo de jóvenes seguidores de Gaddafi y milicianos del CNT.
Luego del derrocamiento del gobierno libio, la situación en el país se mantiene inestable, principalmente por los choques armados entre los propios grupos del CNT y la fuerte presencia de armas en la población.
A esto se suma que el fin de semana pasado la agencia de noticias Press TV reveló que Estados Unidos envió 12.000 soldados a Libia lo que significaría una escalada de la guerra de agresión contra el pueblo libio.

Según el diario árabe Asharq Alawsat, las tropas llegaron a la ciudad portuaria de Brega, bajo la supuesta premisa de generar “estabilidad” y “seguridad”.
Press TV informó que los soldados tienen el objetivo de controlar los principales pozos de petróleo y puertos estratégicos.
También se reportó el estallido de una bomba en la sede del CNT ubicado en la ciudad de Benghazi, luego de que al menos 200 personas protestaran ante sus oficinas denunciado la falta de transparencia en la justicia.
La crisis en el Consejo Nacional de Transición se acrecentó con la renuncia Abdel Hafiz Ghoga, vicepresidente de ese organismo.
Por su parte, Mustafá Abdul Jalil, uno de los cabecillas del golpe de Estado en contra Gaddafi, anunció que no renunciará ni disolverá el CNT “para evitar el estallido de una guerra civil”. Mientras, el nombrado primer ministro libio, Abderrahim El Kib, formado en EEUU, se mantiene con bajo perfil público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola, tesoro!
¿Qué quieres decirme?